A 412 metros de altura (17 Abril)

Tras haber comido  nos dirigimos a la Willis Tower, uno de los edificios más altos del mundo!!

Desde abajo, como se ve en la foto, se puede apreciar la inmensidad de este edificio.

Imaginad un paquete nuevo del cual sacais un  cigarrillo, normalmente los cigarrillos más próximos al que se está sacando también suben y se quedan a un nivel diferente. Pues en esta forma se basaron los arquitectos para construir esta torre, la segunda torre más alta de américa con 412 metros.

Hemos podido disfrutar de unas vistas prodigiosas gracias al buen tiempo que ha hecho desde el Skydeck, el mirador de la Willis Tower.

En este mirador hay unas estructuras hechas de cristal que cuelgan al vacío y en las cuales puedes observar la distancia entre el suelo y el piso 103, que es dónde está este mirador.

Después de haber observado estas maravillosas vistas, volvemos a casa en el metro. Esta vez hemos aprovechado para recorrer el loop del metro de Chicago.

Y tras otro largo día, recuperamos fuerzas de nuevo cenando en casa.

Como ésta era nuestra última noche en Chicago, algunos hemos decidido ir a tomarnos algo y disfrutar de un auténtico blues en directo al Buddy Guy’s Legends.

Y para terminar, os dejamos con un time lapse que ha grabado nuestro compañero Jesús de nuestra última noche en Chicago.

De compras en Water Tower Place (17 Abril)

Tercer día en Chicago!

Ya con las pílas cargadas volvemos a ir a Millennium Park para terminar una cosa pendiente, hacernos una foto en el interior de la escultura The Bean.

 

 

Después de la visita fugaz en Millennium Park, volvemos a subir Michigan Avenue dónde nos encontramos esta curiosa escultura de Abraham Lincoln con otro personaje, el cuál no sabiamos quién era. Según un hombre, el otro personaje era un hombre común (Common man).

Hemos seguido Michigan Avenue hacia el norte hasta llegar a Water Tower Place dónde hemos aprovechado para hacer unas compras.

Por cierto, si alguna vez venís por aquí aprovechad para comprar, hay muy buenas ofertas!!

Finalmente después de encontrar auténticos chollazos en el centro comercial, hemos parado a comer la típica pizza de chicago con masa gorda en Giordano’s, cerca de Randolph Street, a la altura de Millennium Park.